Audífonos y frío

Los audífonos ante la llegada del frío

Los audífonos son ayudas auditivas con tecnología de vanguardia preparados para funcionar perfectamente en cualquier estación del año, incluyendo el invierno.

Aunque es cierto que los audífonos operan en cualquier época del año si que en invierno hay que tener algunas consideraciones que en Oyecost le vamos a indicar.

Los audífonos son necesarios para muchas personas que deben solucionar su pérdida de audición y que, por tanto, les va a permitir llevar una vida tan plena como al resto. Por ello no deben existir limitaciones para poder usarlos todos los días del año.

AUDÍFONOS ANTE LA LLEGADA DEL FRÍO

Cuando llega el invierno se pueden dar algunas circunstancias que pueden, si no las tenemos en cuenta, afectar a estas ayudas auditivas. El frío hace que pasemos de lugares muy expuestos a bajas temperaturas a lugares muy cálidos por el efecto de la calefacción. Y esto, al igual que nos afecta a nosotros como personas también puede afectar a nuestras ayudas auditivas.

Si nos movemos en ambientes de mucho frío debemos prestar especial cuidado con la nieve debido especialmente a la humedad ambiental y a las diferencias de temperaturas que se van a producir cuando estando en el exterior entramos a un local o viceversa. Estas diferencias de temperatura pueden generar efectos de condensación que si no contemplamos podrán causar daños en los audífonos.

Los audífonos actuales están preparados para operar en estas situaciones pero aún así nunca está de más ser cuidadoso y si advertimos la humedad o algún tipo de condensación debemos proceder a eliminarla.

Si nuestros audífonos son de pilas debemos prestar cuidado especial al portapilas. Debe mantenerse lo más seco posible y en caso de que la humedad haya entrado aquí debemos dejarlo secar retirando cuidadosamente las pilas hasta que no exista ninguna señal de humedad.

En el caso de los audífonos intraauriculares o retroauriculares también debemos dejar secar los tubos acústicos.

El principal problema cuando usamos los audífonos en ambientes fríos es, como ya hemos indicado, la humedad y por ello siempre es recomendable que en estas situaciones empleemos algún tipo de protección externa como pueden ser los gorros, sombreros, pañuelos o incluso bufandas. Si mantenemos protegido el audífono vamos a poder disfrutar de unos días invernales plenos y sin limitaciones.